Menú

Selma

Feb 26, 2015 | Noticias | 0 comentarios

El tema racial en los EEUU es un tema tremendamente complejo y enrevesado. No solo por lo injusto de las situaciones que generó sino por lo prolongado en el tiempo que fue y la cantidad de generaciones a las que afectó. El paso del tiempo asienta valores, actitudes, comportamientos, formas de pensar, creencias, hábitos… y en el caso que nos ocupa, sin lugar a dudas, en el peor de los sentidos posibles. Martin Luther King fue una de esas personas excepcionales con el valor suficiente como para resistir las «inclemencias del tiempo».

Selma es una película dura pero necesaria, entretenida y con un contenido humano imprescindible. Después de tantos años parece que esas cosas de la esclavitud, los campos de algodón, los negros colgados de los arboles, el Ku Klux Klan, los asesinatos indiscriminados, etc. quedan muy atrás pero en términos históricos y sociales créanme, esas cosas no han cicatrizado del todo.

No solo es interesante hablar libre y abiertamente del tema sino sacar a la luz la actitud y el comportamiento de esos pueblos del sur de EEUU que con una total convicción abogaban por disparar a los negros si era necesario, negarles el acceso a los servicios públicos, el derecho a voto, y tantas otras libertades imprescindibles para cualquiera.

Estamos hablando de 1965 (Bloody Sunday, March 7, 1965). Las atrocidades del KKK datan de finales del XIX y principios de siglo XX pero hay noticias como esta (Ku Klux Klan thugs chase down and kill African American soldier on desolate Georgia road in 1964) que no parecen tan lejanas.

Siendo sincero Selma, Alabama o Georgia quedan un poco lejos de Madrid y nuestra realidad es otra, de eso no hay duda, pero en términos musicales entender la realidad del colectivo negro de aquella época ayuda a completar el puzle que rodeaba a músicos como Nina Simone, Sammy Davis Jr, Ray Charles, Louis Armstrong, Miles Davis y tantos otros que no solo tuvieron que hacerse camino entre tantos músicos y tanto talento sino que además tenían un dedo metido en el ojo todos y cada uno de los días de su vida.

Nina Simone reconoció en alguna entrevista haber estado muy cerca de coger una pistola, bajar a la calle, y disparar al primer blanco que se cruzase con ella. Y es que la otra cara de la moneda es una fortaleza y una resistencia que generó grandes cosas a nivel musical y social, grandes cambios en muchos sentidos y una herencia musical de la que bebe todo occidente.

Este es un artículo sobre la película «Un puente de Selma a Ferguson» publicado en El País por Cristina F. Peredael

http://www.selmamovie.com/

Sobre el autor

Dani

Sociólogo, con cierta afinidad por la tecnología, usuario de software libre y amante de la música, la cultura y las buenas relaciones sociales. A veces me llaman lanide.

Comentar