Menú

El color del Jazz

Jun 25, 2014 | Artículos | 0 comentarios

Desde hace un tiempo me pregunto si el Jazz es una música de negros o no.

Cuando empecé a interesarme por esta música, ir a conciertos, buscar libros o discos sobre el tema, ver documentales … muchos de los referentes, o mejor dicho, los más importantes, son negros. Empezando por Louis Armstrong, Coleman Hawkins, Duke Ellington, Billy Holliday, Ella, Count Basie, Miles, Gillespie, Thelonius, Coltrane, Mingus …

Recuerdo hace tiempo la primera vez que escuche algo sobre el “Rey del Swing”, Benny Goodman se llamaba. Unos años más tarde recuerdo a mi tío incapaz de contener la risa cuando se lo conté.

Finalmente confirmé que parece impensable darle menos valor a Duke Ellinghton o Count Basie que dedicaron cuatro décadas de su vida al Swing con innumerables éxitos y colaboraciones que a Benny Goodman que, sin ánimo de menospreciarlo, no parece estar a la altura de estos dos gigantes del Jazz, ni en composiciones, ni en colaboraciones, ni en trascendencia.

En una época en la que el Swing se convirtió en algo parecido a nuestro Pop-Rock y las diferencias raciales dejaban de Ken Burnsser motivo de muertes y asesinatos, la industria radiofónica y discográfica hacía músculo y el público blanco abría sus puertas a esa “música de negros” (“Race Records”). Podría ser incluso razonable pensar que esa creciente industria musical destinada a un potencial y casi ilimitado público blanco necesitara un ídolo, una cabeza visible, un “Rey del Swing”. Por motivos estrictamente comerciales. Pero eso no es culpa de nadie, solo es una consecuencia.

Por el otro lado, el negro, hay ejemplos que barren para casa también. El conocido documental “Jazz: La historia” (1)* de Ken Burns (que curiosamente es blanco), también recibe criticas en este sentido. Apenas se habla de músicos blancos en sus documentales.

He de reconocer que durante algún tiempo ha sido mi máxima referencia. He llegado a estudiarme esa serie de documentales sobre la historia del Jazz. Ahora no le resto valor pero si es cierto que en algunos aspectos, con el paso del tiempo, uno va afianzando ciertas creencias u opiniones y descartando otras.

Great Day in Harlem

Y también se decía, me perdonáis si no recuerdo exactamente la fuente, que algunos músicos blancos no se atrevían a dejarse ver por Harlem, en su época de esplendor, de gueto, drogas, cultura y artistas, porque les tenían miedo. Allí confluyeron ingredientes muy potentes, los jazzmen negros que más despuntaban, escritores, poetas, intelectuales, pero también había revueltas, mucha policía, y la discriminación lejos de desaparecer se acentuaba por momentos.

Hay una anécdota que cuentan de Miles Davis a las puertas del Birdland (2)* , acompañando a una señorita blanca a coger un taxi, un par de agentes de policía le piden a Miles que circule, que no ocupe la calle. Miles señala el cartel del Birdland donde aparecía su nombre. El policía dijo: “No me importa donde trabajes, lárgate de aquí o te detengo ahora mismo”. Como os podéis imaginar el negrito (es irónico) se fue a la comisaría, pero no solo eso, sino que le retiraron su licencia oficial para poder tocar en Nueva York durante unos meses (hacía una semana acababa de grabar “Kind of Blue”).

Por circunstancias varias durante una época (con las grandes orquestas de Swing) los blancos tomaron cierto protagonismo en el mundo del Jazz (Benny Goodman, Glen Miller, Tommy Dorsey o Artie Shaw), pero también hubo momentos en los que los negros monopolizaron de alguna forma la vanguardia o el Jazz más puntero (cuando se reunían en las Jams del Minton’s, en Harlem, Monk, Kenny Clarke, Charlie Christian, Charlie Parker y Gillespie, entre otros).

No digo, en ningún caso, que hubiese alguna mano negra detrás de este ir y venir de las tendencias del momento sino que el elemento racial puede tener una importancia elevada (Blues) pero solo eso, no define totalmente a esta música, ni por supuesto, es exclusiva de los negros.
Pero no va de números el asunto, ni de cantidad, ni siquiera de demostrar quien jodió más a quien. Lo cierto es que si retrocedemos un poco en el tiempo creo que hay elementos de juicio mucho más jugosos.

El hecho de que las primeras grabaciones de Jazz fueran de criollos y no de negros (aunque esto seguramente sea también una consecuencia) o el estatus social al que tenían acceso los criollos, que les permitía acceder a estudios musicales e incluso participaban de la vida social de la ciudad, cosa impensable para los negros. Una ciudad como Nueva Orleans y su ubicación, tenía un puerto importante y por su situación geográfica privilegiada llegó a ser una especie de centro neurálgico del comercio de esclavos, la influencia europea (Nueva Orleans fue fundada por franceses y luego tomada por españoles), los Minstrel Shows, los trovadores (4)* …

Las diferencias sociales estaban tremendamente marcadas y difícilmente podrían darse situaciones en las que blancos y negros se vieran el uno al otro como iguales pero si recordáis en la reciente película “12 años de esclavitud” (5)* , el protagonista (Solomon) tocaba el violín. No voy desvelar ningún secreto de la película a los que no la hayan visto pero el violín tiene que ver con los criollos, su formación, su estatus, sus orígenes.

4_12aesclavitud

Quiero decir que aun cuando todo se estaba fraguando (las primeras grabaciones son de los años 20) ya había criollos que sabían tocar instrumentos y leer música (la historia de la película que acabamos de citar está basada en la autobiografía de Solomon Northup y data de 1841) y además, por las diferencias de clase, difícilmente podrían ser una fuente directa de influencia para los negros.

Los negros aportaron un carácter muy singular a esta música pero no fueron solo, ni únicamente, ellos. Cuando me repito a mi mismo la expresión “el Jazz es una música de negros”, algo chirría, no suena bien.

Lo que es indudable también es que se utilizó (jazz) como bandera tanto por unos como por otros. Los negros como seña de identidad y los blancos durante la segunda guerra mundial, por ejemplo, como símbolo identitario, no para la raza blanca pero si para la nación americana.

Atribuir un tipo de música a una “raza” no deja de ser una simplificación pero como decía antes, si tuviera que decidir entre las influencias más potentes del Jazz, sin lugar a dudas sería ese carácter especial y diferenciador que aportaron los negros por sus propias circunstancias, por lo que aguantaron generación tras generación, por su capacidad para aferrarse a algo y seguir adelante aun cuando no te dejan levantarte.

Y por la propia irracionalidad del racismo y la discriminación violenta y gratuita en multitud de situaciones a lo largo de los años.

“El hombre blanco es un niño consentido y cuando le entra el blues se vuelve neurótico. Pero el negro nunca ha tenido nada en el pasado y nada espera del futuro, así que cuando el blues le alcanza es capaz de conducirse con una sonrisa y sin rencores.”
Mezz Mezrow. (3)*

Aun con todo esto creo que la música, entendida con una manifestación del arte, esta por encima de muchas otras cosas, en el piso de arriba podríamos decir. Es como si estuviera latente y esperando salir en algún momento de nuestra evolución.

Sucedió en aquella época (finales del XIX), se dieron las condiciones necesarias, influencias de música europea, africana y latina, instrumentos musicales de las bandas militares, intercambio de culturas, conflictividad … y comenzó a fraguarse eso a lo que hoy llamamos Jazz.

Podrían haber sido los esquimales, o los saharauis o quien sabe … Pero sucedió en el sur de EEUU y los actores fueron los que fueron.

lanide.

Fuentes y recursos web :

(1) Jazz. La Historia. Ken Burns. (DVD)
(2) Sobre el incidente de Miles .
(3) Really the Blues. Mezz Mezzrow. (Libro)
(4) El Jazz de Nueva Orleans (Manuel Recio) .
(5) 12 años de esclavitud. Steve McQueen 2013. (DVD)

 

Artículo escrito para Zona de Jazz

, , , ,

Sobre el autor

Dani

Sociólogo, con cierta afinidad por la tecnología, usuario de software libre y amante de la música, la cultura y las buenas relaciones sociales. A veces me llaman lanide.

Comentar